22 mar. 2010

Mujeres que corren con los lobos

La verdad es que hace tiempo que me faltan palabras. La autoexigencia las empuja y las hunde en lo más hondo de mis entrañas, que están preocupadas en mantener un perfil que no se corresponde con la realidad, en mantener el listón en su sitio. Y la altura del listón, qué te voy a contar...
Aunque sea mentira y a nadie le importe. Mantener la compostura.

Lamentablemente, la mierda de siempre. Que a veces parece que se va y otras veces parece que vuelve con más fuerza... aunque siempre esté ahí, flotando entre todo lo demás.
Me mantiene absorta en pequeñeces y me ausenta de lo realmente importante.
Mis propios ojos miran con miedo a mis sueños y temen a lo que más deseo en este mundo.

Pero no es cierto. Me temen a mí, ante todo.
Libertad.
Siempre será poco. Siempre será mucho.

Por eso busco mis palabras en otras bocas, en otros labios:

"Es la que protesta a voces contra la injusticia. Es la que gira como una inmensa rueda. Es la hacedora de ciclos. Es aquella por cuya búsqueda dejamos nuestro hogar. Es el hogar al que regresamos. Es la lodosa raíz de todas las mujeres. Es todas las cosas que nos inducen a seguir adelante cuando pensamos que estamos acabadas. Es la incubadora de las pequeñas ideas sin pulir y de los pactos. Es la mente que nos piensa; nosotras somos los pensamientos que ella piensa".
("Mujeres que corren con los lobos" de Clarissa Pinkola Estés)

Demasiadas pequeñas (y gigantescas) ideas sin pulir.
Poco a poco, supongo.

15 ene. 2010

Días...


Días en que la melancolía te toca el alma, te cala hasta los huesos.
Días en que los altibajos te mienten y te crean falsas esperanzas, sólo por momentos.
Días que siguen siendo los mismos días, días en que te faltas tú,
días que se quedan sin vivir, días en que te duele lo lejos que estás de ti.
Pero volverán....


Volverán las oscuras golondrinas
en tu balcón sus nidos a colgar,
y otra vez con el ala a sus cristales
jugando llamarán.

8 ene. 2010

Llegarán


Llegarán los días claros y las lunas grises,
los sonetos aterciopelados nacidos de dolientes manos.
Manos que abrirán camino al andar,
que andarán por senderos en vilo,
buscando dejar atrás las ilusiones rotas
y las esperanzas marchitas.
Reverdecientes sombreros de paja
que rechazarán la rendición
y la condena de sus días.
Valiente llama que luchará
por el crepitar de unas horas.
Disidente del destino.
Gazapo del delirio.

25 dic. 2009

...


"No hay barrera, cerradura ni cerrojo que puedas imponer a la libertad de mi mente".
Virginia Woolf

6 dic. 2009

"La muerta enamorada"


Nadie se atreve a provocar tal escándalo ante todo el mundo ni a defraudar la atención de tantas personas; todas esas voluntades, todas esas miradas parecen pesar sobre uno como una plancha de plomo; y, por otra parte, todas las medidas han sido tan cuidadosamente adoptadas, todo está tan regulado de antemano, de una manera tan evidentemente irrevocable, que el pensamiento cede ante el peso de los hechos y sucumbe por completo.


Théophile Gautier

23 nov. 2009

Como tantas otras veces


Como tantas otras veces, aquel día también escuchaba con una estática sonrisa colocada en la cara... mientras que, destrozada y disimulando para no dejar entrever el desolador silencio y el vacío que había en su interior, una vez más aguantaba valiente las patadas que recibía su corazón, pensando que quizá mañana dolería un poco menos y sonreiría un poco más...

20 nov. 2009

No me gusta...

No me gusta la gente que juzga según la apariencia ni los que dicen no hacerlo y lo hacen. No me gusta la gente que se cree superior a los demás. No me gusta la gente que tiene la empatía escondida en el culo y no la saca a relucir ni por error, que nunca piensa en cómo se siente el que tiene al lado, la que va a lo que va sin importar qué o quién se lleve por delante. No me gusta la gente que va de algo que en realidad no es, con un perfil que siempre le queda y le quedará grande, que no es coherente ni con sus palabras ni con sus ideas o con las que quiere que sean sus ideas. No me gusta la gente que se cree que lo suyo siempre es lo mejor. No me gusta la gente interesada, aprovechada y egoísta. No me gusta la gente que siempre quiere ser el centro de atención para ver colmadas sus expectativas de popularidad. No me gusta la gente que grita para imponer su voz ni la que ignora la del que susurra.