23 nov. 2009

Como tantas otras veces


Como tantas otras veces, aquel día también escuchaba con una estática sonrisa colocada en la cara... mientras que, destrozada y disimulando para no dejar entrever el desolador silencio y el vacío que había en su interior, una vez más aguantaba valiente las patadas que recibía su corazón, pensando que quizá mañana dolería un poco menos y sonreiría un poco más...

1 comentario:

  1. Me gustan tus micro-cuentos...

    Muy buena prosa...

    Visitame cuando puedas...

    ResponderEliminar